Cómo tratamos la salud mental en los espacios digitales

Comparte este anuncio
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en email

Instagram Stories y cómo poner límites

Por Yuna (El Retiro Estudiante de la Universidad de Brown en prácticas)

Siga @allagainstabuse para obtener consejos.

La salud mental se ha convertido en un tema de debate cada vez más popular en la última década, ya sea por la popularidad del "autocuidado" o por las conversaciones sobre la desestigmatización de las enfermedades mentales. Según los CDCEn la actualidad, uno de cada cinco estadounidenses sufrirá una enfermedad mental en un año. Es crucial que reconozcamos el tiempo y la comprensión que se necesitan para superar estos graves problemas. 

¿Qué hacemos si nos enfrentamos a una situación difícil o a emociones abrumadoras? Hablar con personas de confianza es una forma habitual de afrontar estos sentimientos, y muchos de nosotros lo hacemos con amigos, familiares, terapeutas y parejas. Desahogarse puede permitir que alguien sirva de oyente empático y de caja de resonancia, ayudando a resolver la tensión y los sentimientos negativos de otra persona. Sin embargo, ¿en qué situaciones esto se convierte en algo insano? 

En algunos casos, la persona que comparte sus emociones puede hacer recaer sobre el oyente más responsabilidad de la que éste es capaz de asumir. A veces se denomina "dumping de traumas" en la comunidad online, y consiste en compartir experiencias o pensamientos traumáticos con otros sin que la otra persona esté preparada para ello o lo consienta. Esto puede llevar a una relación tóxica en la que una persona depende de la otra para la catarsis emocional, pero la otra persona se ve afectada negativamente y no puede apartarse fácilmente de la conversación.

¿Cómo comparte la gente información, pensamientos y opiniones sobre la salud mental en las redes sociales?

Las redes sociales son un lugar donde la información puede ser compartida y recibida por cualquiera que tenga acceso a la aplicación. Las "historias" de Instagram son espacios donde los usuarios pueden compartir sus pensamientos con sus seguidores de una manera menos permanente o formal. Cada "historia" sólo dura 24 horas, pero en ese tiempo los seguidores pueden verlas y comentarlas, aunque estos comentarios sólo son visibles para el creador. Un subconjunto de historias son las llamadas "privadas" o de "amigos cercanos", que sólo pueden ser vistas por una selecta lista de "amigos cercanos" que el usuario puede elegir.

La naturaleza de las "historias", y en particular de las "historias de amigos cercanos", significa que los usuarios pueden compartir pensamientos más privados y personales. Algunos usuarios confían en las historias como una forma de compartir pensamientos que de otro modo serían difíciles de compartir con una sola persona. El "anonimato de las historias" y la falta de límites aplicables pueden conducir a un entorno poco saludable en las redes sociales. 

¿Qué podemos hacer para establecer límites sanos con nuestros amigos, parejas o familiares sobre la salud mental? 

Hay estrategias que podemos utilizar para evitar que se crucen nuestros límites en Internet, sin dejar de dar a la gente el espacio para abrirse sobre sus sentimientos. Estas estrategias se centran en una comunicación clara. Puede ser tan sencillo como decirle a la otra persona: "Oye, no tengo espacio mental para escuchar esto ahora mismo. Puedo enviarte un mensaje más tarde, cuando me sienta con ganas, pero si quieres desahogarte ahora, tal vez sea mejor hablar con otra persona". Si el asunto parece grave, puedes acudir a recursos como The Retreat, consejeros escolares u otros profesionales.

Los límites también pueden establecerse en las redes sociales. Si te encuentras con una historia de Instagram que te hace sentir incómodo, incómodo o abrumado, cerrar la aplicación y poner espacio entre tú y el contenido puede ayudar a proteger tu salud mental. Si sientes que estás lo suficientemente cerca de esa persona, o si tienes la suficiente energía mental para escuchar lo que pueda tener que decir, puedes enviar un mensaje para comprobarlo. Si quieres evitar ver contenido como este en el futuro, una opción es silenciar la historia de esa persona a través de tus ajustes. 

Si te preocupa que la salud mental de alguien empeore, es importante que hables con un adulto de confianza, como un trabajador social de la escuela. Para algunos, la idea de compartir información sensible de sus compañeros en las redes sociales con otros adultos puede resultar incómoda, pero si se trata de un problema de seguridad, esta suele ser la opción más segura. 

Cuando entablamos conversaciones para fijar los límites con las personas de nuestra vida, la clave es hacerlo de forma saludable. También debemos reconocer que este proceso no siempre es claro; a veces es un proceso desordenado y lleva tiempo. Iniciar estas conversaciones en las redes sociales y en otros lugares es un reto, pero es crucial para garantizar que recibimos colectivamente el apoyo y la atención que necesitamos.

FUENTES

https://www.cdc.gov/mentalhealth/learn/index.htm

Más información en allagainstabuse.org, siga @allagainstabuse o llame a la línea de atención telefónica 24 horas de The Retreat al (631)329-2200.

El teléfono de atención multilingüe del Retiro, 329-329-2200, está disponible las 24 horas del día para cualquier persona que necesite ayuda. Visite nuestro Página de ayuda para obtener información sobre todos nuestros servicios gratuitos y confidenciales.

Comparte este anuncio
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en email